lunes, 15 de febrero de 2010

EL SIGNIFICADO DE LAS CASAS ASTROLÓGICAS (y V)


LOS ÁNGULOS CARDINALES

Las cuatro casas cardinales de cada horóscopo marcan cuatro puntos importantes en el desarrollo y evolución del nativo en la vida presente, estos son:

ASCENDENTE: Representa cómo es la persona físicamente, su capacidad y vitalidad, sus recursos o lo contrario, sus formas de manifestación y cómo hace frente a los acontecimientos; en general representa el concepto de la vida y la aceptación del entorno que cada persona tiene.


DESCENDENTE: Representa el comportamiento del nativo con los demás, si en sus relaciones con el público se adapta a los modelos sociales o no; en general indica cómo se comporta en su entorno y cómo le gustaría que fuesen los demás.


MEDIOCIELO: Es una actividad fruto de la realización y de la voluntad que nos hace aspirar al éxito y a la responsabilidad en lo que nos propongamos. Aquí proyectamos nuestra energía a través de la actividad con los demás para conseguir nuestras metas. Es el impulso de llegar a ser o de realizarse en determinado sentido.


FONDO DEL CIELO: Esta casa muestra cómo cada persona reacciona y asume sus problemas más íntimos. El subconsciente, la infancia y lo que suceda en ella, el hogar, la familia y su influencia en el nativo. Es la base de la personalidad y su conducta porque puede crear conflictos a lo largo de la vida, puede ser el impulso que guía a una persona en determinada forma de vida. También es la vejez.

También las agrupaciones de planetas en los signos que representan los elementos hay que tenerlos muy en consideración.


SIGNOS DE FUEGO: Personas apasionados. Casa I: Cerebro o mente nueva que se debe formar, sobre todo a través del cambio; el presente. V: El pasado; las cualidades mentales heredadas, el karma pasado. IX: Lo que ha de ser, introspección para el futuro, posibilidades de la mente superior.
SIGNOS DE TIERRA: Coléricos. Casa X: Fama, honor, reputación y bienestar físico. Casas VI y II: Llevan al renombre y a la fama; posesiones y riqueza: trabajo, alimentos y sirvientes.

SIGNOS DE AIRE: Nerviosos. Casa VII: Casa de la unión, percepción y refinamiento; es el triangulo de la intuición. XI: Razón. III: Memoria.


SIGNOS DE AGUA: Sentimentales. Naturaleza psíquica y emocional. Casa IV: hogar, infancia, sentimientos, recepción de sensaciones y experiencias psíquicas. (VIII: Tendencias generativas y regenerativas, fijación de sentimientos, influencia de otros. XII: Purificación de emociones, comprensión a través de los sentimientos, y la autodestrucción por el abuso de sentimientos personales.
Según cual sea el planeta y su relación con los ápices de estos triangulos, así será su influencia sobre esa casa e incluso sobre sus complementarias. Ejemplo: Saturno en IV: perjudica psíquicamente. Las casas de Tierra y Agua representan la personalidad y las de Fuego y Aire la individualidad.

CRUCES

CRUZ CARDINAL: Exteriorizan. (Yo y mi situación, actividad, etc.)

ARIES, CASA I: Es la base de la personalidad, del temperamento, las tendencias, instintos e impulsos. Es el yo soy dirigiéndose a una determinada meta en la sociedad. Por lo tanto, también indica lo que quiere ser y sus posibilidades para alcanzarlo. Entusiasmo y energía.


CÁNCER CASA IV: Es la educación de las tendencias e impulsos de la I casa. La base familiar (costumbres y cultura) para que pueda desarrollarse la personalidad y conservar sus orígenes como grupo. Por último, también canaliza y define los sentimientos de amor hacia su entorno. Niveles emocionales y cimientos de la personalidad.


LIBRA CASA VII: Aquí el individuo practica con la sociedad todo lo aprendido desde al infancia, funde su yo con su entorno y comparte su conocimiento, sentimientos y bienes materiales porque sabe que si no lo hace no alcanzará su meta. El individuo busca la mejora social dentro de su entorno basándose en su propia personalidad pero buscando un resultado positivo para él y para los demás. Relaciones en general e íntimas.


CAPRICORNIO CASA X: Es la casa de la integración social después de haber adquirido cierto equilibrio personal y profesional. Aquí se utiliza la profesionalidad y la personalidad desarrollada para enseñar y ayudar a la formación de un mundo mejor. Debe utilizar todo lo que ha conseguido ser, en el servicio a los demás. Metas materiales y objetivas a través de la carrera, profesión y similares.

CRUZ FIJA: Sentimientos, instintos y emociones (proyección de mi personalidad y mis experiencias, cualidades estables y propósito firme)

TAURO CASA II: Aquí el individuo aprende a controlar sus impulsos, instintos y costumbres para continuar aprendiendo a conservar sus bienes materiales. Aquí se asimila las experiencias que forman la personalidad y descubre el placer de la vida en las cosas elementales que le rodean. Metas materiales y objetivas con interes de acumular.


LEO CASA V: Después de conocer el placer de la II, en esta casa intentamos crecer por medio de nuestras creaciones. Aquí se comparten las creaciones con los demás, pero también se comparten los sentimientos de amor, las ilusiones, ideales, proyectos y la necesidad de crear. Entusiasmo y energía en el disfrute personal.


ESCORPIO CASA VIII: Aquí se consolida la relación de la casa V y se descubre el sexo para que la relación sea más sólida e íntima. Si en la II retenemos el impulso o instinto de posesión, en la V lo liberamos por medio de la creatividad, y en la VIII lo sublimamos a través de las relaciones íntimas. Emociones internas relacionadas con la muerte de lo personal y el renacimiento de lo espiritual.


ACUARIO CASA XI: En esta casa se valora la amistad y se reconoce que nuestras obras no valen nada si no son aceptadas por los demás; todo debe ser compatido para sentirnos verdaderamente útiles. Relaciones sociales con amigos y organizaciones.

CRUZ COMÚN: El pensamiento y su forma de manifestarse. (La realización como fruto del desarrollo; es la expresión mental, las condiciones y las comunicaciones de ideas y aptitudes para entenderse con las personas.)

GÉMINIS CASAIII: Primeras relaciones y contactos sociales (colegio) son los primeros pasos para aprender a pensar, a desenvolvernos y a comunicarnos por nosotros mismos. Relaciones sociales con parientes y vecinos.


VIRGO CASA VI: Aquí ponemos en práctica todo lo aprendido en la III y aprendemos a ser responsables por medio del aprendizaje en la formación profesional, las artes y de todo lo que hacemos; también aprendemos cuáles son nuestras obligaciones, el servicio y el esfuerzo para adquirir un puesto en la sociedad. Nos sentimos útiles en la sociedad. Metas materiales y objetivas que se pueden obtener por medio de las aptitudes para el trabajo personal

SAGITARIO CASA IX: Si en la VI nos responsabilizamos del deber de trabajar y servir, aquí perfeccionamos los conocimientos con la práctica y nos hacemos maestros; creamos una visión de futuro basada en nuestros ideales elevados y reflexionamos profundamente nuestras ideas y posibilidades. Entusiasmo y energía para elevarnos en sentido espiritual.

PISCIS CASA XII: Una vez aprendidas y perfeccionadas las tendencias profesionales y personales, buscamos el desarrollo espiritual por medio del trabajo interno o ayudando a los demás. Emociones internas realcionadas con el subconsciente y con las deudas kármicas.

Resumiendo: III, aprendizaje y práctica. VI, perfeccionamiento y profundización de cualquier cosa que sea útil a la sociedad. IX, demostración y enseñanza de su perfeccionamiento y conocimientos. XII, parte interna del que dedica su vida a un fin social con sacrificio y devoción

CASAS OPUESTAS

Las Casas opustas son complementarias y según el signo, planetas y aspectos, estos se resaltan o se mitigan.


I y VII: Cómo se domina la persona. Es la autocrítica que hace el yo desde la casa VII, es la opinión que tienen sobre él mismo. Esto invita a la superación de uno mismo y al esfuerzo para el desarrollo. También es: cómo nos ven los demás.
II y VIII: Su cuerpo, tendencias e impulsos. Representan las tendencias, costumbres, ideas fijas y hábitos. Todo esto se puede transformar para crear una nueva conducta.
III y IX: Cómo utiliza su mente. Estas casas de la razón y de las ideas, representan la comprensión y el conocimiento de lo más elevado, es la receptividad de nuestro entorno en el ámbito mental. Es el desarrollo de la mente. Hacia lo espiritual.
IV y X: Psicología, complejos y traumas. Indican la maduración del individuo hacia sus metas, cómo influye la voluntad y la familia en sus propósitos. La IV anhela, la X consigue, aunque a veces haya descrédito.
V y XI: Espiritualidad y sentimientos que guían a la persona. Aquí están los sentimientos y emociones personales (V) y colectivos (XI) Representan el intercambio de ideas, proyectos y sentimientos con los demás, lo que da una persona y lo que puede recibir. Son las creaciones individuales para compartirlas con el prójimo, su generosidad o egoísmo.
VI y XII: Enfermedades y problemas graves. Aquí asimilamos el fruto de las experiencias en las otras casas. La XII bien aspectada es la elevación de la conciencia hacia lo espiritual como fruto del conocimiento. La VI es el servicio y aprendizaje que nos lleva a la XII.

DIVISIÓN DE LAS CASAS

ANGULARES: I-IV-VII-X. Son las casas de mayor influencia ya que se refieren a la actividad del individuo, a los acontecimientos más importantes, y a las influencias dominantes en el carácter, el destino y el entorno. I. Gobierna nuestra propia persona y su opuesta rige a aquél que está más cercano y es más querido por nosotros. La IV rige las condiciones del hogar y la opuesta el estado social y la comunidad en que vivimos. Todo unido es la esfera de actividad de nuestra vida. Las casas I y X son las más importantes y activas, y lo que signifiquen los planetas en ellas, deben expresarse en la vida de alguna manera inevitablemente. La VII es casi tan importante como la I y la X, pero en este caso no tiene tanto dominio sobre la persona porque la experiencia es a través de los demás, digamos que aquí no tiene la misma fuerza la influencia del Yo. La IV ni es individual ni es personal porque en el alma joven indica falta de fuerza para romper los lazos, y en las almas avanzadas, la sumisión voluntaria a las necesidades de los demás. En general estos cuatro ángulos muestran las actividades del Yo hacia el exterior y que afectan al no-yo, muestran las cosas que han de expresarse y las actividades en general.

SUCEDENTES: II-V-VIII-XI. Indica los bienes materiales y morales del individuo. La II es el estado financiero sobre lo que hemos adquirido con nuestro esfuerzo y la opuesta, los legados que podemos recibir de otros. La V nuestros hijos que son parte legítima de nuestras rentas y la contraria los hijos de nuestro cerebro, es decir, deseos, esperanzas y aspiraciones; estas dos últimas indican el modo en que gastaremos nuestras rentas. Se relacionan con el deseo, los sentimientos y emociones, no son tan expresivas, activas y cambiantes como las angulares; todo lo que representen es más difícil de cambiar y superar, pero lo ya obtenido también es más difícil que se pierda. La VIII y XI son más abiertas, menos conservadoras y tienen más deseo de exteriorización.

CADENTES: III-VI-IX-XII. Representan el pensamiento y el trabajo del individuo. La VI es la del servicio voluntario y la contraria el modo en que nosotros podemos estar obligados a trabajar sin remuneración alguna. La VI. Implica también el estado de nuestra salud y la XII si es necesario tratamiento o estancia en hospital; La III y IX indican si nuestra vida y trabajo estará confinado a un solo lugar o cambiaremos de residencia. Son mentales, la razón se pone por encima de la acción y de los sentimientos. Indican el estado de la mente y su capacidad de respuesta pero carecen de iniciativa. Las más mentales son la III y la IX, porque la VI y XII indican el trabajo realizado con los demás de manera silenciosa sin ambición y de manera reservada.
Las casas Angulares indican: Rapidez de movimiento, cambio, inquietud, separación, individualización; las sucedentes indican fijeza, obstinación, lentitud, egocentrismo, tenacidad y constancia. Las Cadentes indican Adaptación, equilibrio, orden y razonamiento.
Resumiendo: Las Angulares causan actividad; las Sucedentes causan estabilidad y las Cadentes causan adaptabilidad

PERSONALES: (Fuego) I. La vida del hombre en sí mismo, el desarrollo de la personalidad, constitución del cuerpo físico; V. Los hijos, la educación, las cualidades de Amor de nuestra alma y la línea que debe seguir; IX. Nuestra vida en Dios, la evolución de las ideas superiores, lo que el espíritu puede aprender en su límite actual. Son las casas de la energía dinámica, del entusiasmo y de las motivaciones.

SOCIALES: (Aire) Son la III, VII, XI y se relacionan con la relación del nativo con sus hermanos, amigos, colaboradores, socios, cónyuge, etc. y su popularidad y sociabilidad; muestran la naturaleza de las relaciones con las diferentes almas que encontramos en nuestro destino. Son casas intelectuales y sociales, tanto en general como íntimamente.

MATERIALES: (Tierra) Son la II, VI, X y se relacionan con las posesiones y fortuna del individuo, sus necesidades, sus relaciones afectivas, su posición social y el medio de obtenerla además, la felicidad que se obtenga de ella. Son las casas que muestran nuestro interés material y objetivo.

OCULTAS: IV-VIII-XII. Son las casas que se relacionan con los signos de agua. Se relacionan con la vida interior, psíquica y emocional, sus aspiraciones secretas, las pruebas, las cosas fatales y dolorosas, tristezas, preocupaciones, cosas hereditarias, los lazos familiares y la pérdida de libertad y muerte. Son las casas psíquicas y subjetivas como base del desarrollo y del cumplimiento del karma de la personalidad.

FELICES: II-V-XI. Indica fortuna, placeres, amores, esperanzas y amigos.

INFELICES: VI-VIII-XII. Indica la enfermedad, muerte y pruebas de la vida.
Las casas indican lo que deseamos en los diferentes departamentos que rigen y indican las condiciones que necesitamos para esta vida; cuanto más grande es la casa más grande es la necesidad de aprender algo de ella.


LAS CASAS COMO NIVELES DE CONCIENCIA

I: El Yo, su psicología, complejos, temperamento y tendencias.
II: Necesidades primarias, instintos, impulso y reacciones.
III: Cómo se expresa y entiende el nativo con las personas.
IV: Los sentimientos que mostramos íntimamente con las personas y cosas que nos rodean.
V: Los sentimientos muy íntimos (hijos, amor) y las inclinaciones al arte.
VI:Enfermedades de las que no se tiene conocimiento.
VII: Búsqueda de alguien con quien compartir su relación.
VIII: Apercibimiento y control de sus instintos y reacciones físicas.
IX: Proyección de sus pensamientos y planes.
X: Consciencia de lo que puede conseguir en la sociedad y en el entorno.
XI: Consciencia de la importancia de su contribución y capacidad.
XII: Consciencia de sus aciertos y errores y del camino que sigue.


Francisco Nieto